tipos filtros moto

Los filtros, tanto el de aire como el de aceite o el de gasolina, son componentes básicos en una moto puesto que ellos son los riñones del motor, y de su estado y buen funcionamiento depende en gran manera la salud y la vida del vehículo. No es una tarea sencilla la de los filtros, deben proteger al motor de las impurezas que acarrean los flujos que filtran. Diversos estudios ponen de manifiesto que la mayor parte del desgaste prematuro que sufre el motor de una moto ha sido causado por diferentes partículas de un tamaño entre 10 y 40 micrones que le han llegado o por la admisión del aire o bien suspendidas en el aceite o el combustible. Para que os hagáis una idea, un cabello humano ronda los 60 micrones de perímetro. La mayoría de los filtros que hay en el mercado actualmente son capaces de retener este tipo de partículas. Los estándares de calidad de los fabricantes de vehículos indican que debe retener, como mínimo, el 95% de estas partículas. Pero la eficiencia de filtrado es sólo uno de los valores que nos deben indicar la calidad de un filtro. El otro valor es el caudal de flujo –aire, etc.- que deja pasar a través suyo. A mayor caudal, mejor, puesto que representa que el filtro debe entorpecer lo mínimo posible el paso del flujo que filtra. Por tanto, deberemos evaluar la combinación de ambos valores en conjunto a la hora de escoger un elemento de filtrado.

#1 Filtro de aceite

Aunque sea redundante, la principal función del filtro de aceite en una moto es retener las impurezas que puedan llegar al aceite lubricante antes de que este inicie su recorrido de lubricación por el circuito de engrase del motor. De no ser así, las partículas metálicas que se desprenden del rozamiento de algunos elementos y los residuos de la combustión pasarían al aceite y, al participar directamente en el proceso de engrase, provocarían a su paso desgastes prematuros en los cojinetes, pistones y camisas de los cilindros. Las obstrucciones de los elementos móviles del motor, popularmente conocidos como gripajes, son otra de las consecuencias del mal funcionamiento del filtro de aceite. Estos se pueden producir tanto porque han pasado demasiados residuos y bloquean a los elementos móviles como porque la suciedad ha obstruido al filtro y lo que no pasa es el lubricante. Por lo tanto el filtro de aceite es el encargado de proteger el motor y proporcionarle una mayor durabilidad.

#2 Filtro del aire

El aire es uno de los tres elementos imprescindibles para generar la explosión dentro del cilindro que, a su vez, genera el movimiento del motor. En argot de bomberos es el comburente. Los otros dos elementos son el combustible y la chispa, que la da, en este caso, la bujía. El motor succiona todo el aire que puede del ambiente donde está funcionando por lo que el filtro del aire debe dejar pasar el máximo posible hacia la cámara de explosión pero impidiendo que pasen las impurezas que viajan suspendidas en él, especialmente el polvo. Si en una moto de carretera es clave disponer de un buen filtro, en una de montaña es vital, porqué esta funciona inmersa en el polvo y la suciedad.

#3 Filtros de combustible

El filtro de gasolina protege el sistema de alimentación, eliminando las impurezas que pudiera haber en el combustible. Este tipo de filtro era muy común cuando el combustible que se encontraba en el mercado era de muy baja calidad y los depósitos de gasolina de las motos se fabricaban en metal. Se situaba entre el depósito y el carburador. Actualmente están en desuso y sólo se montan en motos históricas.

 

Deja tu comentario