radares trafico

Los radares son los enemigos más temidos en las carreteras. En este página te damos a conocer todo (absolutamente todo) lo que maneja la DGT y otros organismos para controlar la velocidad, los tipos de radares y los sistemas de detección de radares. Vamos a ello:

¿Cómo funciona un radar?

¿Cómo consigue un radar fotografiar en el momento justo un coche o moto que circula a más de 200 kilómetros por hora? Todo se logra gracias al efecto Doppler. La antena del cinemómetro emite una señal de forma continua con una longitud de onda predeterminada. Al chocar con un objeto sólido, cambia su frecuencia y alerta de que algo extraño sucede.

Esta onda está preparada para que, según la variación de la frecuencia que se produzca, se detecte la velocidad a la que circula el vehículo. En caso de ser mayor a la programada para ese radar, se dispara la fotografía en milésimas de segundo.

Tipos de radares

radares trafico multa

Tipos de radares según su funcionamiento

En la actualidad existe una gran variedad de dispositivos para recoger datos sobre el estado del tráfico (detectores). La mayoría de ellos es capaces de medir el número de vehículos (intensidad), la velocidad de circulación, el tipo de vehículo (ligero o pesado) y la ocupación de la vía como porcentaje del tiempo de presencia. En este apartado se presentan las distintas tecnologías para recoger estos parámetros, sus ventajas e inconvenientes.

#1 De lazo inductivo

Los detectores de lazo inductivo se basan en el principio de inducción electromagnética. En el pavimento se realizan unos cortes en forma de cuadrados de 2 m. de lado con una hoja de sierra de dientes diamantados de 7 mm. , se crea
una bobina enterrando el cable en esos cortes y luego se rellena con resina epoxi o similar.

Al pasar un vehículo, su masa metálica induce una corriente que es interpretada como el paso de un vehículo. El tiempo de duración de la corriente sirve para medir el porcentaje de ocupación de la vía. Para el cálculo de la velocidad del vehículo se colocan dos espiras próximas a una distancia conocida ( p.ej. 2 metros), y mediante el registro de inicio de la corriente inducida en ambas espiras , ( tiempos t 1 y t 2 ) se realiza el cálculo de la velocidad como V = Distancia / (t 2 — t 1).

Los detectores de espira doble también miden la longitud del vehículo y a partir de dicha longitud se clasifica como ligero o pesado. Este tipo de detectores de lazo inductivo son los que mayor presencia tienen en España, ya que es una tecnología muy desarrollada, de un funcionamiento simple, no afectado por las condiciones ambientales y de bajo coste de instalación. Sin embargo, en su contra está su complicada reposición en caso de rotura, su necesidad de calibración regular y el efecto “presa” que ejercen en pavimentos drenantes.

#2 De visión artificial

Su funcionamiento se basa en el tratamiento de imágenes capturadas por una cámara de televisión, obteniéndose los mismos parámetros de tráfico que con los detectores de lazo inductivo dobles. Las imágenes de la cámara se digitalizan y se procesan mediante algoritmos que identifican cambios en el fondo de la imagen, determinando si en el área de análisis se encuentra un vehículo. Del análisis de
sucesivas imágenes puede determinarse la intensidad, velocidad y longitud de los vehículos.

La gran ventaja de este tipo de detectores es la posibilidad del uso de la imagen de vídeo lento en caso de incidencias, la posibilidad de detección automática de incidentes, no son intrusos en el pavimento de la carretera, no sufren desgaste por el paso de los vehículos ni por labores de mantenimiento de la carretera, tienen alto grado de fiabilidad. Como contrapartida tiene un alto coste de instalación, precisan
de un cono de visión lo más perpendicular posible a la zona a medir y su funcionamiento puede verse alterado por las condiciones de visibilidad de la vía (
niebla, noche..) y generalmente una cámara solo mide un carril.

#3 De radar de microondas

Los detectores de vehículos por microondas emiten energía a altas frecuencias (10.525 GHz en EE.UU.) en la dirección en la que se desplazan los vehículos. Detectan la intensidad y velocidad de los vehículos por el cambio en la frecuencia de la señal emitida debido al efecto Doppler, que es proporcional a la velocidad del vehículo.

En su favor cabe señalar que son transportables y miden con gran precisión la velocidad, no son intrusos en la calzada y tienen buen funcionamiento con meteorología adversa, pero en su contra tienen que en el caso de vehículos parados
o con baja velocidad de circulación (<10 Km/h) el dato que nos da es como si la carretera estuviera vacía. En el mercado ya existen radares de verdadera presencia (true presence) que eliminan esta desventaja, midiendo la intensidad aún estando el tráfico retenido y precisan un equipo por carril.

#4 De infrarrojos

Los sistemas de detección por infrarrojos se basan en la utilización de un sensor de fotones colocado en un poste o puente junto al carril que se desea vigilar y que mide la energía en la banda de infrarrojos emitida por la carretera. Cuando un vehículo entra en la zona de detección debido al calor del vehículo produce un cambio en la energía radiada. En este caso estamos ante un detector pasivo que únicamente
mide la intensidad. Si además el detector emite energía en el espectro infrarrojo (aproximadamente 0,9 micras de longitud de onda), una porción de esta energía se reflejará al paso de los vehículos y así mediremos también la velocidad, estamos ante un detector activo.

Este tipo de detectores no son intrusos en la calzada, pero no se han hecho muy populares debido a su escasa exactitud y a que no detectan los vehículos a baja velocidad.

#5 De ultrasonido

Los detectores de ultrasonido emiten ondas de sonido perpendicularmente sobre la carretera. La presencia de un vehículo se determina por la diferencia de tiempos en llegar la onda reflejada en el caso que lo haga sobre el pavimento o sobre un vehículo. La frecuencia de las ondas emitidas está situada en el rango de 25 a 50 KHz, por encima de la banda de frecuencias audible. Son detectores muy sensibles a la temperatura y al viento, pero a su favor tienen que son muy fáciles de instalar.

#6 De captador magnético

Detectan la distorsión del campo magnético producida por el paso sobre ellos de una masa metálica. Están formados por un tubo metálico en cuyo interior hay un núcleo de hierro con una bobina conectada a un amplificador. Los normales no son capaces de detectar la dirección del movimiento por lo que se mejoraron construyendo los llamados detectores magnéticos compensados, formados por cuatro núcleos, que permiten distinguir el sentido de marcha de la
circulación.

A partir de la creación de materiales sensibles al campo magnético terrestre se han logrado detectores basados en ello. El sensor está formado normalmente por un bloque de unos 15 cm. de largo y de sección cuadrada de unos dos o tres cm. instalándose en el centro de carril, conectándose mediante un cable al amplificador convertidor. Este tipo de detectores tienen la ventaja de la fácil sustitución del sensor y la de ser pasivos, con lo que no se influyen unos en otros en el caso de proximidad, además su alcance puede regularse (unos 7 m.) Por el contrario son gravemente perturbados por el tendido eléctrico, raíles o tranvías y su campo de
acción no es muy definido.

El famoso radar de velocidad media de la carretera de la Coruña que estará activo a partir del 16 de marzo medirá la velocidad media de los vehículos que transiten desde el kilómtero 7 al 29 de la A6, pudiendo ser multados si la velocidad media resultante del tiempo transcurrido desde el paso por el primer radar hasta el paso por el último, supera la velocidad permitida para el tramo.

Tipos de radares según su ubicación

radares trafico

#1 Radares fijos

La DGT también los define como cinemómetros sin operador. Son aquellos dispositivos que están ubicados en cabinas y que pueden colocarse en pórticos, postes, márgenes de la carretera o incluso coches y helicópteros. Vamos a ver los tipos de radares fijos que existen actualmente:

  • Radar de pórtico: Son fijos y están colocados en los pórticos o paneles informativos de las autovías y autopistas. Normalmente controlan la velocidad de los vehículos que circulan por el carril izquierdo.
  • Radar de tramo: Son los últimos que han entrado en vigor y, mediante dos cámaras, miden la velocidad de su coche entre dos puntos. De momento, están, sobre todo, en túneles como el en la A-6, en el túnel de Guadarrama; otro en la A-7, en el de Torrox -Málaga-; en la A-7, en San Juan -Alicante-; en la AP-9, en O Sartego -La Coruña-…
  • Radar de cabina: Son fijos y los encontrará al borde de la calzada, en la mediana o, incluso, junto a paneles o pórticos -en el lado derecho de la carretera-. Los hay en autovías y autopistas, pero también en carreteras secundarias.
  • Radar de poste: Hay muy pocos, y se instalan casi siempre en las ciudades -en carretera, son residuales-. Se ubican al borde de la calzada y tienen un aspecto característico: con forma de poste y una caja encima.
  • Radar de semáforo: Colocados en los semáforos en las ciudades. Captan a los vehículos que pasan los semáforos en la fase roja.

#2 Radares móviles

En carretera, los encontrará en arcenes o detrás de carteles, pasos a nivel o encima de puentes. Los Multanova y los Autovelox pueden colocarse en vehículos, tanto policiales como camuflados. El modelo Autovelox no puede multar desde coches en marcha.

Tipos de radares según su colocación

radares trafico

A continuación te detallamos una lista de los tipos de radares que utiliza la DGT para perseguir a los infractores de las normas viales. Estos son por el momento los tipos de radares que la DGT utiliza para sancionar a los conductores que exceden los límites de velocidad:

#1 Helicóptero

Helicóptero PegasusSe trata de un radar desarrollado con tecnología militar que se puede adaptar para que funcione en los helicópteros de la DGT. Puede medir la velocidad de cada vehículo desde el aire y sancionarle si supera el límite establecido. Para ello, cuenta con dos cámaras: una panorámica, que graba al vehículo en vídeo, y otra que fotografía la matrícula.

¿Cómo actúa? Siempre desde el aire, a una altura que puede oscilar entre los 300 m y más de un kilómetro. Pegasus es capaz de medir velocidades de hasta 360 km/h -los demás radares, no suelen ´ver´ coches por encima de los 300 km/h-, pero necesita seguir al vehículo durante un mínimo de nueve segundos para calcular su velocidad media.

En caso de que esa media supere la velocidad máxima permitida, le sancionará. El hecho de necesitar esos nueve segundos hace que se emplee en carreteras rectas, para evitar que el conductor frene ante una curva, por ejemplo. Además, no actúa ni de noche ni con mal tiempo.

¿Cómo distinguirlo? Es complicado, pues suele volar a mucha altura y enfoca a la parte trasera de los coches. Además, es indetectable por cualquier tipo de detector o inhibidor. En cualquier caso, sospecha de su posible presencia si ves sobrevolar un helicóptero de la DGT -están pintados de color azul y amarillo.

#2 Pistola láser

Radar pistola laserSe trata de una especie de pistola que, empuñada por un agente con la mano o apoyada sobre un trípode, es capaz de medir la velocidad de cada coche.

¿Cómo actúan? Orientadas hacia la carretera, te pueden ´cazar´ de frente o una vez las hayas sobrepasado, ya que envían un rayo láser hacia el vehículo y calculan la velocidad midiendo el tiempo que tarda en volver el haz de láser hasta la pistola.

¿Cómo distinguirlas? Son tan complicadas de localizar como los radares de trípode.

#3 Trípode

resource 2 Estos radares van instalados simplemente sobre un trípode, por lo que ocupan muy poco espacio. Esto permite ocultarlos con mucha facilidad y colocarlos en sitios poco habituales -por ejemplo, tras vehículos… o, incluso, se pueden fijar al propio guardarraíl-.

¿Cómo actúan? Depende del tipo de radar. Si son del modelo Autovelox -los más habituales como trípode-, te podrán multar cuando pases frente a ellos… ya que, orientados hacia la carretera, emiten dos haces láser en paralelo y miden el tiempo que tardas en atravesarlos -y, así, tu velocidad-. Otros radares de trípode funcionan como uno ´fijo´: te multarán cuando los sobrepases.

¿Cómo distinguirlos? Son muy complicados de localizar, ya que se pueden esconder con mucha facilidad y muchas veces ni verás que te han ‘cazado’. Aún así, lo más habitual es que estén colocados detrás de setos o puentes, tras los guardarraíles, sobre puentes, detrás de marquesinas de autobuses… Sospecha si ves algún vehículo aparcado en el arcén: puede que cerca esté situado el propio trípode.

#4 Vehículo

Los radares se pueden colocar en vehículos policiales o en vehículos “camuflados”. Vamos a ver ambos:

  1. Vehículos policiales: Se trata de vehículos, claramente identificados como vehículos de la DGT o de la Policía Municipal o Local, que están equipados con un sistema de radar. Lo más habitual es que estén estacionados en los arcenes de la vía, encima de las aceras, detrás de puentes o marquesinas de autobuses… Los modelos más utilizados son monovolúmenes -principalmente, Fiat Ulysse y Citroën C8-, Peugeot 307 y 407, Citroën Xsara Picasso, Toyota Land Cruiser… El radar puede ser de los dos tipos que se emplean en los coches camuflados pero, además, pueden emplear un tercer tipo de radar que va ubicado en el techo, junto a la sirena, y que te ´cazará´ una vez que lo hayas sobrepasado.
  2. Vehículos camuflados: Son coches ´de calle´, sin distintivo alguno que los identifique como vehículos de Tráfico o de la Policía Municipal o Local, pero que están equipados con un sistema radar. Actúan de dos formas: la primera es circulando al límite de la velocidad permitida o ligeramente por debajo, para ´cazarte´ cuando les adelantas. La segunda es permaneciendo estacionados al borde de la carretera; lo normal es que estén en el arcén, pero también resulta frecuente encontrarlos aparcados detrás de puentes, a las salidas de los túneles, tras los setos de las medianas. La Guardia civil dispone de unos 120 coches radar. Los modelos más utilizados en la actualidad son: Nissan Qashqai, Peugeot 307 y 407, Toyota Corolla y Avensis, Opel Insignia, Citroën C5 -de la actual generación y de la anterior-, Ford Mondeo y Focus -de la anterior generación-, Seat Exeo y Altea, Renault Mégane -anterior generación, sobre todo, Sedán- y Laguna o Mercedes Clase C. La mayoría son de color plata, seguidos por los blancos, grises oscuros, negros y azules oscuros. Dependiendo del tipo de radar que lleven, los distinguirás porque llevan una semiesfera negra instalada en el frontal -sistema Multanova o por ondas; te ´cazará´ una vez que lo hayas sobrepasado- o por tener una de las ventanillas traseras bajadas para instalar en ella el radar -sistema Autovelox o láser; medirá tu velocidad cuando pases a su altura.

Tipos de radares falsos

Semáforos con aparatejos incrustados, una cabina de acero sospechosa en el andén de una carretera, cámaras detrás de pórticos… seguro que en ocasiones te habrás percatado de la presencia de estos dispositivos cuando viajas en coche. No temas, porque son los llamados “falsos” radares, es decir, son otros dispositivos cuya función es bien distinta a la de fotografiar y captar una infracción de tráfico.

Seguro que en más de una ocasión te has sobresaltado cuando viajabas en coche al ver algo raro y que llamaba la atención dentro de la infraestructura de una ciudad o de una carretera. Lo primero que piensas es: “¡vaya, otro radar más!” Pues bien, no temas porque realmente no son radares.

Estos “falsos” radares en realidad son otro tipo de dispositivos con una función bien distinta. El problema es que su diseño y colocación pueden inducir al error por su semejanza con los radares reales. A continuación, te mostramos los ejemplos más comunes de estos “falsos” radares.

#1 Avisadores de velocidad

Son unos dispositivos que suelen estar colocados en la entrada a determinadas ciudades o zonas residenciales. En estos casos, el límite de velocidad suele ser de 50, 30 o 20 km/h, según los casos, por lo que el captar la velocidad de un vehículo es un preaviso de que pueda estar circulando por encima del límite establecido.

#2 Cabinas en los lados de una carretera

Su forma, colocación e incluso material con el que están construidas estas cabinas son prácticamente idénticos a los de las cabinas que realmente guardan en su interior un radar. El hecho significativo que permite diferenciar unas cabinas de las otras es la falta de orificio o de agujero por el que el objetivo de la cámara encontraría la luz para captar la infracción. Por tanto, este primer caso de “falso radar” correspondería a una cabina cerrada, si bien es cierto que muchas de estas cabinas se colocan en un determinado lugar para una futura instalación de un radar de verdad, por lo que operarios de Tráfico tendrían que acudir a instalar el radar con su equipo fotográfico correspondiente y, por tanto, realizar una serie de orificios en el exterior de la cabina.

#3 Cámaras encima de farolas, pasarelas, pórticos…

Estas cámaras son las que más inducen a la confusión. Para ver realmente donde están colocados los radares fijos, la propia web de la DGT facilita un listado de radares (Dónde están todos los radares), por lo que muchas de estas cámaras de las que te hablamos no se corresponden con los radares reales, sino que son cámaras captadoras/contadoras del tráfico, es decir, registran el número de vehículos que pasan por una determinada carretera en un determinado punto kilométrico.

#4 Células fotovoltaicas sobre farolas

Son muchas las farolas de las ciudades y de diversas carreteras que van provistas de pequeñas células fotovoltaicas. Se pueden confundir con un radar, pero realmente cumplen un función bien distinta como suministrador de energía para que la farola ilumine cuando desaparece la luz diurna.

#5 Estaciones meteorológicas

Lo más usual de este tipo de artefactos es que estén colocados a ambos lados de la carretera. Sus formas también pueden inducir al error y pueden ir instaladas sobre un pórtico, una señal vertical e incluso en farolas. Una de las señas de identidad de estas estaciones meteorológicas es que van provistas de pequeños paneles solares, que permiten captar energía solar y transformarla en eléctrica para poder ser utilizada para que funcionen.

#6 Lectores de matrículas

Los lectores de matrículas también forman parte de la infraestructura de muchas carreteras. Lo más frecuente es que estén colocadas metros antes de atravesar una carretera de peaje. Lo mismo sucede en la entrada al párking de un aeropuerto de pago, ya que sirven para leer la matrícula y registrar el tiempo exacto de la entrada del vehículo en cuestión al aparcamiento.

Tipos de ondas de radar

Nombre de la bandaFrecuenciasLongitudes de ondaObservaciones
L1-2 GHz15-30 cmDistancias elevadas, control de tráfico en ruta
S2-4 GHz7.5-15 cmVigilancia a distancias intermedias. Control de tráfico en terminales. Condiciones meteorológicas a largas distancias
X8-12 GHz2.5-3.75 cmGuía de misiles, meteorología, cartografía de resolución media, radares de superficie aeroportuarios. Seguimiento a distancias cortas
Ku12-18 GHz1.67-2.5 cmCartografía de alta resolución. Altímetros para satélites
K18-27 GHz1.11-1.67 cmAbsorción del vapor de agua. Se usa para meteorología, para detectar nubes. También para control de velocidad de motoristas.
Ka27-40 GHz0.75-1.11 cmCartografía de muy alta resolución vigilancia de aeropuertos. Usado para accionar cámaras para fotografíar matrículas de coches infractores
W75-110 GHz2.7 – 4.0 mmSe usa como sensor para vehículos autónomos experimentales, meteorología de alta resolución y tratamiento de imágenes.

Base de datos de radares

Cada vez es más común encontrarse radares en la carretera. Para localizar donde están lo mejor es mirarlo directamente en la página web de quien los pone ¿no?

radares trafico base datos dgt

Sistemas de detección de radares

En la actualidad existen 3 sistemas diferentes de detección de radares: los conocidos como detectores de radar, los sistemas por tecnología GPS y los inhibidores láser.

#1 Detectores de Radar

Los detectores de radar es la categoría más conocida dentro de los sistemas de detección de radares. Rastrean las bandas usadas por los radares de ondas y avisan cuando detectan una señal. Existen dos tipos de equipos: fijos y portátiles. Actualmente la ley en España, después del último cambio de legislación, dice que la compra, venta y posesión de un detector de radar vuelve a ser ilegal. Hay que tener en cuenta que los detectores de radar fabricados para el mercado americano (Cobra, Whistler, Uniden, Rocky Mountain, etc.) no son efectivos en España, pues las frecuencias y potencias son diferentes.

  • Detectores de radar fijos: Van instalados en la parte frontal del coche. Tienen la ventaja de que van ocultos y la distancia de detección es superior. Pero es muy importante que la instalación sea correcta, para evitar interferencias con partes metálicas del coche o cables.
  • Detectores de radar portátiles: Van pegados con ventosas al parabrisas del coche, pegados al salpicadero o sujetos al parasol. Se suelen conectar al mechero del coche. Tienen la ventaja de que se pueden quitar muy fácilmente y cambiar de coche, pero quedan a la vista. Si el coche lleva lunas atérmicas, se desaconseja su uso, pues las lunas filtran la señal de los radares.

#2 Inhibidores Láser

Ilegales por completo. Su instalación en el vehículo está destinada a interferir la señal emitida por el radar, impidiendo que éste sea capaz de detectar la velocidad a la que se circula. Ser descubiertos con un dispositivo de este tipo está castigado con una multa de 6.000 euros y la retirada de seis puntos del carné. Igualmente, los establecimientos o personas encargadas de su instalación pueden ser sancionados con hasta 30.000 euros.

#3 Avisadores por GPS

Al igual que los navegadores, estos equipos conocen la posición del vehículo mediante un sistema GPS (por satélite). Tienen una base de datos con la posición de los radares y cuando el vehículo se aproxima a uno de estos radares, avisan al conductor. Tienen la ventaja de que avisan con mucha antelación (500 metros) y además su uso es legal. Pero sólo avisan de los radares registrados en la base de datos, que suelen ser los fijos. Por eso, la parte más importante de este equipo es su base de datos, que debe ser actualizada periódicamente.

Los avisadores o localizadores GPS son equipos dedicados exclusivamente a la función de avisar sobre radares y otros puntos de interés registrados en la base de datos. No son sistemas de navegación. Algunos navegadores, PDA y teléfonos GPS permiten al usuario cargar una base de datos con la localización de los radares. Dichas bases de datos suelen estar disponibles en Internet, pero debe asegurarse que son fiables y que su equipo le permite cargarlas.

 Curiosidades

  • Los radares fijos miden y fotografían sin error hasta dos coches por segundo
  • Los radares fijos tienen un uno por ciento máximo de error y los móviles suelen regularse sobre un 10 por ciento por encima de los límites establecidos en la vía
  • Los radares de pórtico sólo miden la velocidad de los vehículos que circulan por su carril, mientras que los de caja se pueden programar para que midan en los dos sentidos. Las cabinas laterales pueden medir la velocidad de cualquier carril
  • Los radares no están operativos con temperaturas extremas: por debajo de 10 grados y por encima de 60 grados
  • La foto del radar no es válida si la matrícula, marca o modelo del vehículo es ilegible o irreconocible o aparecen varios coches en la misma imagen
  • Es falso que las matrículas de plástico reflejan la luz del flash y velan la foto del radar
 

Deja tu comentario