Blog
septiembre, 2014

Ruta en moto por España: Camino de Santiago


Featured image for “Ruta en moto por España: Camino de Santiago”
 
 
 
 
 
 

¡Comparte!

Si hay un lugar capaz de aunar al mismo tiempo turismo, fervor religioso, espiritualidad, cultura gastronomía e historia ese es el Camino de Santiago.  Aunque la manera más común de realizarlo es caminando o en bici, en los últimos años se ha comenzado a popularizar las rutas en moto, una experiencia que da la oportunidad al viajero de disfrutar la ruta original, combinándolo con la inolvidable experiencia de viajar por carreteras espectaculares y parajes únicos.

Una de las ventajas de hacerlo en moto es que podemos realizar una ruta más completa, disfrutar con mayor tranquilidad de la cultura y la gastronomía de las zonas por las que transcurre el Camino de Santiago.

Antes de elegir la ruta que vamos a realizar, queremos recordarte algunos consejos para tu moto y para ti como conductor con el fin de que disfrutes al máximo de la experiencia y con tu conducción contribuyas a mejorar la seguridad vial en los trayectos por donde transcurre el Camino.

ruta moto camino de santiago
ruta moto camino de santiago

En primer lugar, como para cualquier viaje en moto, antes de ponerte en marcha y para evitar un disgusto a posteriori es más que recomendable revisar los neumáticos, los frenos, el aceite, la cadena, los retrovisores y las luces. En definitiva, todos los detalles son importantes para evitar sorpresas desagradables una vez emprendida la marcha. Una vez realizada la revisión y la moto está preparada, es el momento de hacernos con el equipamiento necesario, tanto para la moto como para el motorista. En primer lugar, deberemos hacernos con un casco, aunque el que recomiendan para rutas largas es el integral y en ningún caso el tipo jet, mucho menos silenciosos y seguros que los primeros. No te olvides tampoco de los guantes. Si es verano, se recomiendan los de cuero de vacuno o bobino, además de económicos son frescos y te protegen ante una eventual caída.

Es pertinente también llevar la ropa adecuada. Podemos elegir entre chaqueta y pantalón o mono entero. Para todos existe el mismo requisito: tienen que estar protegidas en las zonas más delicadas (codos, hombros, espalda y rodilleras).

ruta moto camino de santiago

ruta moto camino de santiago

Si hablamos del calzado, el que se última para viajar en moto es el que trata de proteger el tobillo. Este tipo de calzado está dotado con pequeñas protecciones que salvaguardan los puntos más delicados del pie. Además, se recomienda que tenga un sistema de atado sin cordones para evitar que se enganchen a los cambios, con el consiguiente peligro. Lo que tampoco debemos olvidar es revisar la documentación

Otro de los puntos clave es programar la ruta que hayamos elegido para recorrer el Camino de Santiago. Al igual que al hacerla a pie o en bici, hay distintas opciones que debemos valorar. También hay agencia que realizan viajes organizados en los que están incluidos los guías, las noches de hotel, las comidas en ruta y el coche de asistencia. Algunos incluso permiten la posibilidad de alquilar la moto.

ruta moto camino de santiago
ruta moto camino de santiago

En estos viajes organizados, la ruta suele extenderse durante ocho o nueve días, lo que te permite atravesar también comunidades limítrofes como Cantabria, Asturias o Castilla y León. Otros vaijes organizados más económicos tienen un recorrido más corto desde Bilbao atravesando Asturias para pasar después a Galicia y acabar en Santiago.

Si lo que prefieres es ir por libre, hay muchas opciones para llegar a Santiago Compostela e incluso alargar un poco más el viaje y atravesar Portugal. Uno de los más transitan los aficionados a las motos es el Camino Francés, sin duda uno de los más explotados. El recorrido que elijas depende de qué ciudades quieras ver además de llegar a la plaza del Obradoiro, el escenario donde se levanta majestuosa la Catedral de Santiago, punto de encuentro de peregrinos llegados de todas las partes del mundo con algo en común: las ganas de vivir una experiencia personal diferente que, dicen, engancha. ¡Feliz viaje, peregrinos!